viernes, 10 de octubre de 2014

Historias que me inspiran: Luciano Bonfico.


Esta es el primera entrada de una serie de posts que voy a publicar sobre personas que me inspiran y me motivan. Con su ejemplo de vida sana y natural se han convertido en una fuente de inspiración para mí, motivándome y ayudándome a desterrar esquemas mentales caducos en los que estaba anclada. Actualmente estoy viviendo muchos cambios personales, he iniciado un camino hacia la felicidad que no pienso dejar. Un camino en el que llevo toda la vida pensando, pero que hasta ahora no había empezado. Me empiezo a sentir plena y dichosa, a disfrutar del camino, a ver resultados,...A QUERERME en mayúsculas, a cuidarme y a mimarme como me merezco. Como todos nos merecemos, porque tú también te mereces la oportunidad de ser la mejor versión de ti mismo.

De Luciano Bonfico me llamó la atención su cambio radical, y su amor por la vida y por los animales (¡me encanta su gato Mapache!). Pasar de pesar 150 kilos, tener diabetes, estar ingresado en una clínica con un pésimo estado de salud... a encontrarse delgado, completamente sano y feliz, no debe ser nada fácil. Y todo eso lo logró gracias a un estilo de vida crudivegano. Poco a poco pero con muchas ganas, consiguió todo lo que quería. Y para ayudar a otros que se encontrasen en su misma situación creó una página web llamada Recetas Crudas, en la que podéis encontrar recetas, ideas para comer en todo un día,... Su estilo de vida me motiva a cuidarme y a consumir vegetales y frutas crudas. A incluirlas más a menudo en mi dieta. Y sobre todo, lo que ha conseguido en mí Luciano Bonfico con su testimonio, es contagiarme las ganas de llevar a cabo un cambio en mi vida. Un cambio muy bonito, que ya he iniciado. Os dejo con una entrevista suya en la que nos cuenta su experiencia, y con un texto que compartió en su facebook, que me llegó muy adentro, y que pienso que puede ayudar a cualquier persona que justo esté empezando a cuidarse.

Buenos Aires, 8 de Junio de 2014
Esto que escribo hoy es para todas las personas que me escriben y me cuentan que se ven mal, que no están contentas cómo están, que no se sienten bien y también para aquellas personas que me puedan estar leyendo en este momento y lo necesiten. Quiero darles ánimo, quiero encontrar una forma de motivarles para que estén bien, decirles que se puede, que tienen que confiar en ustedes mismos, saben que yo en una etapa de mi vida me encontraba tan mal y sólo que ya nadie confiaba en mí, nadie creía que con 150 kilos, totalmente abandonado, sin energía ni ánimos de hacer nada en mi vida, con una alimentación tóxica, con la diabetes y la glucosa en 500 al borde la muerte, un día iba a hacer clic y poder revertir todo eso. Hoy, después de 2 años y medio, ya estoy en 80 kilos y con una vida saludable, lleno de energía y felicidad. ¿Y saben qué fue lo que me permitió cambiar? El secreto fue que nunca dejé de creer en mí, aún en mi peor momento, cuando ya nadie más lo hacía, yo creí en mí. Por eso quiero decirles, no esperen que los demás crean en ustedes, sean ustedes los que crean en ustedes mismos y todo va a estar bien. Lo que ven hoy y no les gusta en ustedes, es un reflejo del pasado, algo que tal vez no hicieron bien ya sea con respecto a la alimentación o en la parte emocional de sus vidas que los llevó a estar cómo están, no vivan el pasado, vivan su presente. A partir del momento que me cuentan que se empezaron a cuidar, a querer, a valorar, este es su presente, por más que en algunos casos tengan mucho sobre peso, en otros estén por debajo de su peso, a eso me refiero que es el pasado, por más que hoy un espejo o una balanza les muestre algo con lo que no están a gusto, es un simple reflejo de lo que hicieron y acumularon en su pasado, no refleja su presente porque tienen que saber que su presente es distinto, su presente es comenzar a soltar todo eso, y es de a poco y a veces lleva tiempo, por eso tienen que ser pacientes, no desesperarse, ir de a poco pero con convicción y seguridad, tengan tranquilidad porque su presente es los cambios que ya empezaron a hacer, cambios que tienen que ser motivación para seguir adelante y no desanimarse. Empezaron a quererse y a veces no son conscientes o no se dan cuenta, de estas pequeñas cosas que empezaron a hacer por ustedes pero que tienen un valor incalculable, como salir a caminar, preocuparse porque no les faltan las frutas y vegetales en casa, cosas simples que tal vez al principio cuestan un montón pero luego se convierte en una forma de vida y ya sale casi automático, naturalmente y su cuerpo les pedirá hacer ejercicio porque quiere estar bien. Y si aún no empezaron a hacerlo, este es el momento, abran la puerta de esa prisión interior que los mantiene encerrados, el poder de hacerlo y la llave para abrirla está en ustedes, se encuentra en su interior, por eso búsquenla para encontrarla sean sus propios maestros, escuchen sus cuerpos y sean felices. No se queden sólo con todo lo bueno que tienen para darse a ustedes mismos, de a poco también ayuden a otras personas que lo necesiten, a los animales no humanos también, todos tenemos algo bueno para dar y compartir, cuando damos lo mejor de nosotros empieza a fluir una energía positiva a nuestro alrededor, eso que llaman buena vibra y empieza a cobrar sentido la vida, claro que todos podemos tener un mal día, un accidente o cualquier obstáculo o barrera que nos dificulte lograr nuestros objetivos pero la actitud con la que encaremos la vida será lo que nos llevé a superar esos obstáculos y atravesarlos con alegría y plenitud así como también la parte emocional influye al cargar con cargas pesadas del pasado, por eso anímense a soltar un poco más, desprenderse de todo eso malo que formó parte de su pasado, vivan el hoy, con muchas frutas crudas y vegetales crudos, llenen de vida su vida. ¡Este es el momento, este es su momento, ánimo, si yo pude, ustedes también!
Luciano Bonfico


Muy motivador, ¿verdad? ¡Que paséis un estupendo fin de semana!

miércoles, 8 de octubre de 2014

Miércoles mudo: Tapeando en La Casa del Pueblo en Cazorla.

Tortas de patata y garbanzo con salsa picante y tomate aliñao

"Miércoles mudo" es un carnaval de blogs o blog hop iniciado por Maybelline de Naturalmente Mamá y participar es muy fácil, sólo debes publicar los miércoles una foto (s) sin escribir nada para explicarla (s) (de ahí viene lo mudo). Luego no olvides enlazar en el linky que está debajo y dejar un comentario en cada uno de los blogs que decidas visitar. Para conocer como nació el Miércoles mudo y sus reglas, puedes hacer click aquí.

lunes, 6 de octubre de 2014

Restaurante Vegetariano Vegaviana.

Visto en Tripadvisor, aquí.

La semana pasada tuvimos la suerte de pasar un día estupendo en el centro de la ciudad. Hacía tiempo que no nos acercábamos por allí, y la verdad es que nos lo pasamos genial. El centro de Madrid es un lugar bullicioso, con cierta algarabía, pero también un sitio lleno de sorpresas y lugares en los que comer muy bien vegano y vegetariano. El paraíso para una pareja de vegetarianos como nosotros.

Después de ocupar nuestro tiempo disfrutando de diversas cosillas por la mañana, llegó la hora de la comida. Teníamos hambre y nos apetecía mucho probar a comer en un sitio nuevo, al que nunca habíamos ido antes. Teníamos en mente el restaurante Vegaviana (en Chueca, situado en la calle Pelayo 35), ya que habíamos oído hablar muy bien sobre él, y queríamos comprobar por nosotros mismos si las críticas eran acertadas. Así que ni cortos ni perezosos, nos fuimos hasta allí.

Como era viernes a mediodía, a parte de carta tenían menú del día. El menú constaba de bebida, primero, segundo y postre. Como nos gustaron las opciones que ofrecían, nos decantamos por el menú.

¡Comenzando mi almuerzo!

Para beber pedimos agua, y como primer plato pedí una Ensalada con Queso Feta. Sencilla pero rica, estoy aprendiendo que las ensaladas son una opción estupenda para empezar las comidas. Ideales para abrir boca.

Un potaje más que rico

Mi chico tiró más a por un plato de cuchara de toda la vida, y por eso eligió unos Garbanzos al Azafrán. Yo los probé y estaban espectaculares. Muy ricos. Este plato era vegano, y la tercera opción de los primeros del menú también lo era (una crema de calabacín).

¡Al rico cous cous!

Como segundo plato nos ofrecieron dos opciones. La primera era una especie de plato combinado, y la segunda un Cous Cous con Verduras, que fue mi elección. Me gustó mucho, las verduras estaban muy sabrosas, muy bien rehogadas, por lo que disfruté mucho del plato.

Un poco de todo para disfrutar del almuerzo

Mi chico optó por el Plato Vegaviana. Este plato llevaba unos guisantes rehogados con cebolla y zanahoria, paella vegetal, caponata de berenjenas y mini hamburguesa vegetariana. Los veganos tenían la opción de pedir el plato sin hamburguesa, pero con un poco de más cantidad del resto de ingredientes.

A mi chico le chifla el tiramisú

Los postres eran todos vegetarianos, para los veganos solo había fruta. Mi chico pidió un Tiramisú, que es un postre que le encanta. Yo no quise tomar postre, así que opté por un Té Rojo.

Vegaviana nos gustó mucho porque comimos estupendamente. Triunfaron especialmente los garbanzos al azafrán y el cous cous con verduras. Como puntos positivos la comida, casera, sana y sabrosa, el trato del personal, bueno y además rápido (cosa que valoro mucho después de haber tenido experiencias negativas en otros sitios en este sentido), el ambiente tranquilo y familiar, la buena relación calidad precio (con precios muy asequibles), y además otro punto a destacar es que tienen tronas para bebés (cosa necesaria para muchas familias vegetarianas). Como puntos negativos, que no hubiese más variedad de postres para veganos, la decoración del local que no era muy allá, y que aunque la mayor parte de la carta y el menú son vegetarianos, vimos que sirven algún plato que no lo es, como pollo de corral.

¿Nuestro veredicto? ¡¡Repetiremos!!, nos encanta la comida casera de calidad a buen precio, y el trato competente y familiar.

Y vosotros, ¿habéis comido alguna vez en este restaurante? ¿os ha gustado? Si queréis podéis compartir vuestra experiencia con nosotros en forma de comentario. ¡Que tengáis un buen inicio de semana!

miércoles, 1 de octubre de 2014

Disfrutando del otoño.

Visto en Pinterest, aquí

Hace poco más de una semana que nos hemos despedido del verano, ¡ya estamos en otoño! Toca cambio de estación, y con ella también toca hacer algunos cambios en nuestros hábitos y rutinas diarias.

Con el otoño los días ya han empezado a ser más cortos, a tener menos horas de luz. Las temperaturas han comenzado a bajar lentamente. Hemos dejado atrás los estivales días veraniegos para dar la bienvenida a nuevos comienzos, nuevos proyectos, nuevas rutinas.

Me gustaría compartir con vosotros (tal y como hice este verano) mi lista personal de retos, rutinas y pequeños placeres que pienso saborear este otoño. Allá voy ;)

Visto en Pinterest, aquí

* Empezar a hacer yoga. Justo hoy he asistido a mi primera clase y la verdad es que al salir de allí ¡¡me he sentido genial!! Por fin he disfrutado de mi primera experiencia en algo que hace mucho tiempo me apetecía practicar. Creo que el otoño es la mejor época del año para incorporar hábitos nuevos en nuestra vida, ya que es como si comenzase de nuevo el año, y nos diésemos otra oportunidad.

Visto en Pinterest, aquí

* Disfrutar de un buen té. Aunque consumo té habitualmente y durante todo el año, es ahora cuando más lo disfruto ya que comienza a hacer fresquito. Calentarte las manos con una taza y empezar a dar sorbos es uno de esos pequeños placeres que más disfruto del otoño.

Visto en Pinterest, aquí

* Aprovechar y hacer escapadas y sentir la naturaleza. Es en esta época cuando el campo está especialmente bonito. Los colores amarillos, rojizos,...invaden la naturaleza. Es el momento idóneo para salir a pasear a nuevos y viejos lugares. Ya no hace tanto calor y podemos caminar tranquilos sin miedo a achicharrarnos. Nosotros hemos estrenado el otoño con una escapada llena de naturaleza, en la que lo hemos pasado genial y de la que muy pronto subiré mi crónica personal al blog. También tenemos en mente otra escapada para este otoño, a una casa rural que promete ser muy especial.

Verduras estofadas de la encantadora Rosa, de ¿Y si nos cuidamos?

* Empezar a introducir en mi dieta más potajes, estofados, sopas, purés de verdura,... Con el frío empieza a apetecer menos lo crudo, y más las comidas calentitas y reconfortantes. Ya estoy deseando poner la olla a fuego lento y empezar a escuchar el "chup-chup" de lo casero y natural.

¡Estoy deseando ir!

* Ir a Biocultura en Madrid. En otoño, en la capital tiene lugar uno de los acontecimientos más importantes del año para todos los que amamos lo bio y lo natural. Se trata de Biocultura, la feria de productos ecológicos y consumo responsable más importante del estado español. Este año me estreno, y además pienso hacerlo más que bien acompañada ;)

Visto en Pinterest, aquí

* Hacer un ritual de belleza y relajación cada semana. En él estará incluido un baño de agua caliente con burbujas, utilizando bombas de baño y productos ecológicos y naturales. Ha llegado la hora de mimarnos, de dedicarnos tiempo y de sentirnos bien.

Visto en Pinterest, aquí

* Disfrutar de los alimentos que nos regala el otoño, los que están de temporada. Las castañas asadas, la calabaza, el dulce de membrillo, las nueces, las setas, las granadas, las manzanas asadas...


Como veis, aunque siento predilección por la primavera y el verano, ¡el otoño también trae muchas cosas buenas! Hay que disfrutar de cada estación, viviendo siempre el presente y centrándonos en todos los aspectos positivos. Tenemos que llenarnos de cosas buenas y bonitas, y hacernos regalos a nosotros mismos con el alma, cada día, cada semana, cada estación.

Si os ha gustado este post os recomiendo que os paséis también por este post del blog MujerTaruk, que está cargadito de buenas ideas. ¡¡Que disfrutéis del otoño!!

domingo, 14 de septiembre de 2014

¡¡Espinacas con Garbanzos cumple tres años!!

Visto en Pinterest, aquí

Sí, lo habéis leído bien. ¡¡Ya llevamos tres añazos con vosotros!!. Tres años que han pasado volando, que han estado llenos de publicaciones, de recetas y de viajes, de eventos vegetarianos, de documentales y recomendaciones de restaurantes,... tres años en los que siempre he escrito y publicado con pasión, con amor. Tres años en los que he sentido que este lugar es parte de mi, un pequeño proyecto que decidí llevar a cabo y que me hace muy feliz.

Visto en Pinterest, aquí

Quería daros las gracias por acompañarme todo este tiempo. Por vuestras visitas y comentarios. Por leerme, por estar ahí. Simplemente, ¡Gracias a todos! ¡Sois parte imprescindible de esta celebración!

Algo de lo que me siento orgullosa es que durante todo este tiempo siempre he respetado mis ritmos internos (y eso es algo que os animo a hacer en todas las facetas de vuestra vida), los posts han ido saliendo solos cuando me apetecía, sin fechas de publicación, solo ganas de escribir y de compartir lo mejor de mí con vosotros. Y parece que ha funcionado, vosotros siempre habéis estado a mi lado, en los periodos más activos y en los más inactivos del blog. ¡De nuevo, mil gracias! :)

Nunca se sabe hasta cuando va a durar algo, pero puedo deciros que a día de hoy espero que este blog esté muuucho tiempo activo, tengo muchas ganas de ello, mucha ilusión y motivación por mantener este rinconcito vivo, mimado y muy cuidado. Espero que me acompañéis durante todo ese tiempo. ¡Y también espero que estéis pasando un buen domingo!

miércoles, 3 de septiembre de 2014

Miércoles mudo: Picnic vegano en buena compañía.

Aloo Bhindi Masala, Taboulé y Arroz al Curry con Verduras y Pasas

"Miércoles mudo" es un carnaval de blogs o blog hop iniciado por Maybelline de Naturalmente Mamá y participar es muy fácil, sólo debes publicar los miércoles una foto (s) sin escribir nada para explicarla (s) (de ahí viene lo mudo). Luego no olvides enlazar en el linky que está debajo y dejar un comentario en cada uno de los blogs que decidas visitar. Para conocer como nació el Miércoles mudo y sus reglas, puedes hacer click aquí.

martes, 2 de septiembre de 2014

Taller de carnes vegetales con Nutrición Esencial.

¡Hamburguesas listas para cocinar!

Hace muy poquito pasé un fin de semana estupendo. Y lo fue porque lo compartí con los chicos de Nutrición Esencial, Estela e Iván. Mi chico (que me conoce muy bien) me regaló por mi cumpleaños el taller de carnes vegetales que ellos realizan en Talamanca del Jarama, y aprovechando que desde hace unos meses vivo en Madrid y los tengo aquí al ladito, no podía más que aceptar pero que muy contenta tan estupendo regalazo.

¡Salchichacas tipo alemanas! Ñaaaaaam

¡Pasando a la acción!

No hice muchas fotos porque estaba super entretenida y no tenía pensado subir ningún post al blog, pero me gustó tanto el taller que al final he decidido que tenía que compartirlo con vosotros por aquí sí o sí.

En el taller de carnes vegetales Iván nos enseñó a hacer hamburguesas, salchichas, chorizos, morcillas,...todas veganas, bien ricas y libres de sufrimiento animal. Personalmente me lo pasé genial dando forma a las salchichas, morcillas y chorizos, pensaba que iba a ser más difícil pero Iván con sus explicaciones y su ayuda nos lo puso bien fácil.

A media mañana apareció Estela cargada con un riquísimo desayuno, leche de almendras casera y bizcocho también hecho por ellos mismos. Toda una delicia que nos ayudó a parar y tomar fuerzas para seguir con el curso. ¡Si es que estos chicos piensan en todo!

A la gata Flora le gustó tanto el ambiente del taller que decidió quedarse con nosotros,..jejeje

Me encantó el ambiente que hubo en el curso, el buen rollito que se había formado. Las personas que acudimos a él teníamos más o menos las mismas inquietudes, las mismas dudas, las mismas ganas de aprender,...charlamos y charlamos y se creó una complicidad estupenda.

Hamburguesa  (del taller de carnes vegetales) completa vegana que tomamos en la cena ¡deliciosa!

Al terminar además de hacer una pequeña degustación con algunos de los productos que habíamos creado, nos llevamos a casa un librito con todas las recetas, y parte de lo que habíamos cocinado. Así que me fui a casa bien cargadita de delicias veganas... Esa misma noche cenamos hamburguesa de las que hicimos en el taller, completa, ¡y riquísima!, y justo ayer hice unas lentejas a las que añadí un poco de chorizo del que hicimos,...y solo os puedo decir ¡que estaban espectaculares!

¡Aquí mojamos nuestros pies!

Sin duda alguna fue un fin de semana estupendo, en el que a parte del taller compartimos con los chicos mucho más, paseos en un pueblo con encanto, un picnic al aire libre, recolectamos moras silvestres, nos mojamos los pies en un río,... Eso y muy buenas sensaciones, una amistad muy bonita que se está forjando.

Respecto al taller, lo recomiendo a todo el mundo, y de hecho yo ¡ya estoy pensando en apuntarme al siguiente!. No sólo hacen talleres de carnes vegetales, sino también de zumos y batidos verdes, de patés, salsas y aliños,... tienen una temática variada, pero todos veganos, 100% vegetales. Podéis buscar más información en su web Nutrición Esencial, en la que además podéis inscribiros gratuitamente a su boletín electrónico, y es que al hacerlo ¡te regalan un libro de cocina vegana! Aparte de que ya tienen otro libro de postres en marcha para regalárnoslo en octubre,...Además los suscriptores del boletín nos enteramos antes que nadie de las fechas de los talleres, y tenemos descuento en ellos.

Espero que estéis teniendo una estupendo martes. ¡Feliz semana!

miércoles, 20 de agosto de 2014

Miércoles mudo: Espaguetis crudos de calabacín con salsa de tomate crudivegana.

Espaguetis crudos de calabacín, con salsa de tomate crudivegana (tomates, tomates secos, dátiles, aceite de oliva ve, hojas de albahaca, sirope de ágave y sal marina).

"Miércoles mudo" es un carnaval de blogs o blog hop iniciado por Maybelline de Naturalmente Mamá y participar es muy fácil, sólo debes publicar los miércoles una foto (s) sin escribir nada para explicarla (s) (de ahí viene lo mudo). Luego no olvides enlazar en el linky que está debajo y dejar un comentario en cada uno de los blogs que decidas visitar. Para conocer como nació el Miércoles mudo y sus reglas, puedes hacer click aquí.


¡Importante!: Para todos aquellos que aún no habéis probado nunca unos ricos y sanos espaguetis crudiveganos, os recomiendo ver este video de los chicos de La Cocina de Luis y Sara. Espero que os sea útil y os guste. ¡Feliz Miércoles Mudo!

sábado, 16 de agosto de 2014

Galletas de plátano y avena.

¡Recién salidas del horno!

La receta que os traigo hoy es facilisima, además de muy sana, y por supuesto ¡muy rica! La primera vez que la vi fue en el blog de mi amiga Miriam de GastroCenienta (te mando un fuerte abrazo ¡preciosa!), concretamente en este post. Más recientemente volví a ver la receta, pero esta vez aquí, en el blog Albahaca y Canela. Después de ver lo sencilla que era, decidí que tenía que hacerla, sí o sí.

Lo bueno de esta receta es que se hace con ingredientes que seguro que tienes en casa, plátano y copos de avena (y que además repito, ¡son super sanos!). Luego puedes añadirles los extras que quieras, en mi caso, he utilizado bayas de goyi, pero podría haber usado otros ingredientes, como por ejemplo pasas, canela, dátiles, arándanos desecados,....solo hay que echarle un poco de imaginación. Espero que os animéis a hacerla, y disfrutéis de estas galletas en desayunos o meriendas.


Ingredientes:

- Cuatro plátanos maduros.
- La misma cantidad de copos de avena (en volumen).
- Un puñado de bayas de goyi.
- Una pizca de sal marina.
- Un chorrito de sirope de ágave.

Manera de hacerse: Pelamos los plátanos y los aplastamos con un tenedor,chafandolos hasta conseguir un puré con ellos. Añadimos los copos de avena, las bayas de goyi, el sirope de ágave y la pizca de sal marina y mezclamos bien. Formamos bolitas con la masa conseguida, y las aplastamos un poco dándoles forma de galleta. Las metemos en el horno, sobre papel de hornear, a 180º, durante unos 15 minutos aproximadamente (depende mucho del horno que uses y de lo gorditas que hagas las galletas).


Espero que estéis pasando un estupendo fin de semana. Yo hoy tengo un motivo más por el cual alegrarme, y es que esta madrugada ha nacido mi nuevo sobrinillo, de parte de mi familia postiza. Así que hoy ¡le daremos la bienvenida al mundo! ¡Sed felices y pasarlo bien!

lunes, 11 de agosto de 2014

Vacaciones de verano en Sanabria, Zamora.

¿A que dan ganas de bañarse? ¡Menuda maravilla!

Después de más de un mes sin actualizar el blog ¡¡vuelvo a la carga!! y lo hago con muchas ganas de mostraros el destino que este año mi chico y yo hemos elegido para nuestras vacaciones de verano. Este lugar ha sido el Parque Natural Lago de Sanabria y alrededores, un lugar con encanto, precioso e ideal para disfrutar del periodo estival.

El primer día llegamos a nuestro destino por la tarde. Dejamos las cosas en nuestro alojamiento, y rápidamente y sin perder el tiempo nos fuimos a darnos nuestro primer chapuzón en el lago. Y es que el viaje desde Madrid se nos hizo largo, pesado y caluroso, así que necesitábamos refrescarnos ese mismo día sí o sí. El lago de Sanabria es un sitio estupendo para bañarse, cuenta con cuatro playas de arena y piedras, con árboles bajo los que poner la toalla bajo su sombra, con un agua limpia, transparente y con una temperatura estupenda,... Además es de origen glaciar y el más antiguo de toda Europa. ¡Sin lugar a dudas es una suerte y toda una delicia el poder disfrutar del mayor lago natural de la Península Ibérica!

Monasterio de Santa María, en San Martín de Castañeda

Fotografiándome junto al lago

Tras unos maravillosos baños en el lago volvimos al pueblo que nos iba a dar cobijo durante toda la semana, San Martín de Castañeda. Allí mismo dimos un paseo y tras pasarnos por el Centro de Interpretación del Parque Natural del Lago de Sanabria y Alrededores (el cual se encuentra situado en un antiguo monasterio) llegamos hasta uno de los mejores miradores que existen del lago de Sanabria. Como veis las vistas desde allí son estupendas ¡toda una maravilla!

Castillo de los Condes de Benavente

Calles típicas de La Puebla de Sanabria

Que bien que lo pasamos paseando por allí

Al día siguiente pasamos la mañana dándonos un chapuzón en una de las playas del lago. Por la tarde decidimos cambiarnos y visitar uno de los pueblos de visita obligada si estás por la zona: La Puebla de Sanabria. La Puebla de Sanabria es un pueblo con mucho encanto, de hecho la villa está declarada de interés histórico-artístico. El centro histórico se encuentra amurallado, y destacan las casas de piedra y las bonitas calles adornadas con flores. Sin duda alguna, pasear por allí es una auténtica gozada.

Espectaculares vistas de la Laguna de los Peces

¡Que laguna más bonita!

Erica australis (brezo)

Mariposa muy requetebonita posando para nosotros

Ranitas en la laguna

Menuda alegría nos da ver a las vacas pastando al aire libre

El tercer día de nuestro viaje decidimos ir a la Laguna de los Peces. Dejamos el coche en una explanada muy cerquita de ella, y caminamos por la sencilla ruta de senderismo que bordea la laguna (que además está adaptada para minusválidos). Aquello es zona de turberas, pastizales y matorral de alta montaña. En la laguna vimos muchos peces (y eso que en internet he leído que la laguna de los peces no tiene peces...), mariposas, ranas ¡y hasta una nutria! que por desgracia no nos dio tiempo de fotografiar. ¡Pero cómo nos gustó verla! También vimos vacas en los alrededores, disfrutando alegremente del día. Es una excursión muy sencilla y apta para todos los públicos, está genial.

Mmmmm ¡apetece un bañito!

Increíbles alrededores del lago

Por la tarde de nuevo chapuzón obligado en el lago de Sanabria. ¡Y es que no hay quien se resista a remojarse allí! Pusimos la toalla entre el bosque de rebollo de los alrededores. Relax, agua, naturaleza, una fruta, un buen libro...no podía pedir más :)

Inicio del sendero de las Cascadas de Sotillo

Un alto en el camino

Las famosas cascadas. Por lo visto en invierno suelen llevar mucha más agua. 

El cuarto día apostamos fuerte por el senderismo. Nos decidimos a hacer una ruta, la ruta de las Cascadas de Sotillo. Esta ruta es de dificultad media, aunque a mi personalmente se me hizo bastante dura. Tiene mucho desnivel, y hay lugares en los que el sendero no existe, sino que tienes que pasar por lugares estrechos y pedregosos, en algunas zonas con el suelo mojado y bastante resbaladizo. La primera mitad del sendero es prácticamente ascensión, toca subir una cuesta tras otra. Luego llegas a las preciosas cascadas, para a continuación empezar el descenso, empinado y en algunas zonas un poco peligroso. Para alguien acostumbrado a la montaña no tiene complicación alguna, pero para nosotros fue todo un reto que superamos con alegría. Fuimos recompensados con la visión de un corzo que se nos cruzó corriendo al lado del camino, y también vimos a una preciosa marta por entre los árboles. Y por supuesto con el camino en sí mismo, preciosa naturaleza en la que pasamos el día.

Ainsss, ¡pero que a gusto se estaba allí!

Y después de pasar la mañana pateando el monte,...¡nos merecíamos una recompensa! Así que de nuevo, nos fuimos directos al lago, ¡a darnos un buen chapuzón!

¡Vamos por buen camino!

Castillo Fortaleza de Braganza

¡En lo alto de la muralla!

¡Como mola Braganza!

El quinto día cogimos el coche dirección Portugal. Queríamos hacerle una visita a nuestro país vecino, ya que Braganza estaba cerca y no lo queríamos dejar de visitar. Un precioso castillo fortaleza nos recibió allí, a parte de un curioso domus municipal, gente simpática, naturaleza en nuestro trayecto y pueblecitos de frontera en los que perderse. Pasamos por el Parque Natural de Montesinho, un lugar muy verde digno de visitar.

¡A puntito de montarnos en una barca de pedales y disfrutar de esta maravilla!

El sexto día lo pasamos en el lago de Sanabria. No sabíamos si coger el catamarán o una sencilla barca de pedales para poder disfrutar de las vistas desde el centro del lago. El catamarán es eólico-solar, y además cuenta con una cámara de video acuática gracias a la cual puede verse el fondo del lago durante la travesía. Desde luego el catamarán era muy tentador, pero finalmente nosotros optamos por la opción de la barca a pedales, ya que nos apetecía seguir activos haciendo un poco de deporte, e ir a nuestro rollo estando todo el tiempo que nos apeteciera, además de que es la opción más económica (el catamarán vale 16 euros por persona, la barca a pedales 7 euros los dos).

Por la tarde noche dimos otro paseo por San Martín de Castañeda. Era nuestra última noche allí, tocaba despedirnos del pueblo que tan bien nos había acogido durante las vacaciones.

Última mirada a nuestro querido Lago de Sanabria...¡Ooooooh! 

Catedral de Zamora

Bonitas columnas entre jardines en Zamora

Llegó el séptimo día, y con él el tener que marcharnos. Nos pusimos en marcha y en un mirador nos depedimos del lago de Sanabria. No me extraña que Unamuno quedara prendado de él, ya que lo mismo nos ha ocurrido a nosotros.

Luego paramos en la Casa del Parque, de visita obligada antes de marcharnos (aunque recomiendo visitarlo al principio de la estancia, ya que la información es poder, y eso puede arreglarnos las vacaciones).

Camino a casa decidimos cambiar un poco la ruta y parar en Zamora capital. ¿Como íbamos a estar cerca y no parar a verlo? Zamora es una ciudad pequeñita pero con mucho encanto. Su centro histórico es un lugar ideal para pasear y ser visitado. Es delicioso, precioso. Nosotros lo disfrutamos durante un par de horas, luego tuvimos que volver a coger el coche rumbo Madrid.

Ensalada tibia de habones

Apañarnos con la comida durante estas vacaciones no ha sido del todo sencillo, ya que la cocina sanabresa es muy de carne y pescado. Apenas hemos encontrado opciones vegetarianas para comer por allí, pero como donde nos hospedamos (en el CTR El Recreo) tuvimos una práctica neverita en la habitación, y además fuimos muy previsores llevándonos bastante comida, pues no se nos dio del todo mal. También intentamos no hacer que la comida fuese el centro de las vacaciones, sino adaptarnos a las circunstancias, pasarlo bien y disfrutar de una forma más informal de esos días fuera de casa. Llevamos desde casa empanada de pisto, empanada de zanahorias y espinacas, tortilla de patatas, ensaladas de las que vienen hechas, fruta fresca, frutos secos, zumos naturales, humus, guacamole, zanahorias y pepino para comer en plan crudité,....con todo eso y la nevera enfriando a tope nos apañamos bien. Fuera las opciones eran escasas, y la única que se salia de los típicos huevos fritos con patatas era esta ensalada tibia de habones, muy típicos de la zona (y pidiendo expresamente que no le echaran atún). Además en La Puebla de Sanabria compré un kilo de habones, que tienen una calidad estupenda, que me he traído a casa y de los que ya casi hemos dado buena cuenta de ellos. Siempre me gusta llevarme algo de la zona a casa ¡y esta vez no iba a ser menos!

Hasta aquí nuestras vacaciones de verano. Espero que vosotros hayáis disfrutado también de las vuestras, o que lo hagáis cuando os vayáis. Gracias por leerme, estoy muy contenta de volver a escribir aquí. ¡Feliz semana!